Compartir

Investigadores de la Flinders University y de la Swinburne University of Technology se asociarán con First Graphene y el fabricante victoriano Kremford Pty para comercializar GO-powered, la primera alternativa de gran capacidad a las baterías de ion- litio (LIB).

Investigadores del Centro de Micro-Fotónica de Swinburne están trabajando en un supercondensador seguro y comercialmente viable, libre de químicos y duradero, basado en óxido de grafeno (GO), que ofrece capacidades de almacenamiento de energía de alto rendimiento y bajo coste.

El grafeno es el material más liviano, fuerte y eléctricamente conductivo disponible y se ha predicho que generará nuevos productos revolucionarios en muchos sectores de la industria. Pero hasta ahora la calidad no era fiable y las deficiencias de los procesos de fabricación han impedido un mercado industrial de grafeno.

El año pasado, First Graphene firmó un acuerdo con el grupo de investigación del profesor Raston en la Flinders University para mejorar el procesamiento y la producción de grafito. El nuevo proyecto nacional del Centro de Investigación Cooperativa (CRC) a través del Fondo de Fabricación Avanzada del gobierno australiano ampliará las tecnologías limpias de la Universidad Flinders y el enfoque de la investigación en nanotecnología.

El profesor Colin Raston, investigador y catedrático de Tecnología Limpia en Australia del Sur, dice que se está llevando a cabo una importante labor de investigación a nivel mundial para mejorar la capacidad de almacenamiento de energía y apoyar su papel en el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía sostenible. “Por ejemplo, estamos asistiendo a un rápido desarrollo de las baterías de ion-litio en todo el mundo, destacando la importante inversión de Australia del Sur en las nuevas instalaciones de almacenamiento cerca de Jamestown”.

El proyecto ‘Alternativa de almacenamiento de energía de alto rendimiento a las baterías de ion-litio‘ busca avanzar en el supercondensador de óxido de grafeno que tiene más densidad de energía, flexibilidad y sostenibilidad ambiental que las baterías tradicionales.

“Este proyecto pretende desarrollar las especificaciones de fabricación para la producción comercial de un súper condensador de óxido de grafeno con el ‘aspecto y tacto’ de una batería de ion-litio pero con un rendimiento superior en peso, tasa de carga, ciclo de vida y factores de huella ambiental“, dice el profesor Raston. “La producción de óxido de grafeno a partir de mineral de grafito, sin generar muchos residuos, es una parte importante de este proyecto de colaboración”.

El director general de First Graphene, Craig McGuckin dice que los fondos del proyecto impulsarían el enfoque innovador de la compañía para encontrar aplicaciones reales para el grafeno. “El éxito en la cuarta ronda de financiación del proyecto del Centro de Investigación Cooperativa demuestra la alta consideración con que se realizan los esfuerzos de investigación de la compañía”, dijo McGuckin.

“También muestra la solidez de los programas diseñados por los socios universitarios de First Graphene”. First Graphene tiene como objetivo producir grafeno de la más alta calidad a escala y convertirse en un proveedor global de productos de nanomateriales de grafeno. El principal desafío al que se enfrentan actualmente las tecnologías de fabricación de grafeno es la producción constante a escala industrial.

Via: http://elperiodicodelaenergia.com